Tarde de primavera

Me encantan los días en los que estoy contigo, como se aumenta el canto de los pajarillos que vuelan lejos, como se mezcla el sonido de los árboles con el viento, como es sensible mi mejilla a la caricia de las mariposas que vuelan, como se llenan mis pulmones de paz con este aire fresco.... Leer más →

Compartamos

Compartamos un café y una sonrisa. Mientras la brisa fresca de la mañana nos da un "Buenos Días”. Compartamos una mirada fija y sincera, de esas que muchas veces hablan más que cualquiera. Mientras la tenue luz del sol que se filtra por la ventana, me permite ver los detalles de tus ojos castaños. Compartamos... Leer más →

Caja de memorias

Hoy la encontré, sin buscarla, casi como escondiéndose de mí, la caja donde estaban guardadas las fotografías del tiempo que compartimos. No fue sencillo verlas, pues sabía que junto a ellas venían bordados recuerdos de tristeza y de felicidad. Algunas aún en su marco, tenían impregnado el desvelo, lo real y lo imaginario del ensueño.... Leer más →

Lo Sublime

Sencillo es toparse día a día con lo sublime, Con aquello que es precioso, Con aquello que es indescriptible.   Sólo falta agudizar en la observación. Respirar más despacio, Caminar paso a paso, Estar más consciente de tu alrededor.   Sublime es sentir el toque del sol en tu rostro, Es escuchar el canto de... Leer más →

Verdad

Antes de saber que era carente... Ya lo era. Sin percatarme de mi miseria... Su obra había sido hecha. Antes de comprender mi condenación... Había sido librado.   Un acto de amor rebosante de gracia, me había justificado. Un acto que aún no comprendo, Y tampoco pretendo comprender.   Aún si no tengo todas las... Leer más →

Café amargo

Un trago amargo de café y luego otro… una cucharada de azúcar y luego otra, pero el café no mejora. Un trago amargo de café y una lágrima bajando por mi mejilla. Una cucharada de azúcar por persistencia y luego otra. Jamás pensé probar tal amargura, jamás hubiera tolerado este sabor, pero aquí no importa... Leer más →

Amarme

Mientras él pensaba que para mí era fácil ignorarle, yo aún era dolorosamente consciente de su presencia. Las heridas aún no sanaban cuando él quiso vendarlas rápidamente con promesas. Fue por eso que decidí no confiar de nuevo y sólo por esta vez, amarme más a mí misma. Dey

Tomados de las manos

¿Recuerdas la primera vez que nos tomamos de las manos? Fue como un choque de electrones, Una reacción en cadena, Una corriente eléctrica que se sacude con violencia, Un hormigueo que recorre desde mis dactilares hasta mi espina dorsal en consecuencia.   Un vacío en mi estómago, Una felicidad que llena, Una sonrisa juguetona, Y... Leer más →

WordPress.com.

Subir ↑