Cargaba

Cargaba más de lo que necesitaba, en este equipaje que llevo en mi hombro. Cargaba personas que decidieron irse, palabras que solo trataban herirme, cargaba ira, cargaba dolor, sueños frustrados y hasta desamor. Cargaba basura y toneladas de inutilidad, hasta que un día decidí no cargar más; dejé el equipaje a un lado del camino,... Leer más →

Conocerla

Ella era considerada una chica introvertida. Silenciosa, cabizbaja, es lo que la gente percibía. No sabían que en su interior, había llamas, había explosión, había inviernos y había sol. Había romances y tragedias, comedias y terror. Ella no era sólo lo que se veía, ella era  lo que escribía; cuando esa pluma desataba su alma... Leer más →

Tarde de primavera

Me encantan los días en los que estoy contigo, como se aumenta el canto de los pajarillos que vuelan lejos, como se mezcla el sonido de los árboles con el viento, como es sensible mi mejilla a la caricia de las mariposas que vuelan, como se llenan mis pulmones de paz con este aire fresco.... Leer más →

Compartamos

Compartamos un café y una sonrisa. Mientras la brisa fresca de la mañana nos da un "Buenos Días”. Compartamos una mirada fija y sincera, de esas que muchas veces hablan más que cualquiera. Mientras la tenue luz del sol que se filtra por la ventana, me permite ver los detalles de tus ojos castaños. Compartamos... Leer más →

Caja de memorias

Hoy la encontré, sin buscarla, casi como escondiéndose de mí, la caja donde estaban guardadas las fotografías del tiempo que compartimos. No fue sencillo verlas, pues sabía que junto a ellas venían bordados recuerdos de tristeza y de felicidad. Algunas aún en su marco, tenían impregnado el desvelo, lo real y lo imaginario del ensueño.... Leer más →

Café amargo

Un trago amargo de café y luego otro… una cucharada de azúcar y luego otra, pero el café no mejora. Un trago amargo de café y una lágrima bajando por mi mejilla. Una cucharada de azúcar por persistencia y luego otra. Jamás pensé probar tal amargura, jamás hubiera tolerado este sabor, pero aquí no importa... Leer más →

Amarme

Mientras él pensaba que para mí era fácil ignorarle, yo aún era dolorosamente consciente de su presencia. Las heridas aún no sanaban cuando él quiso vendarlas rápidamente con promesas. Fue por eso que decidí no confiar de nuevo y sólo por esta vez, amarme más a mí misma. Dey

WordPress.com.

Subir ↑